FClogo_color.png
Corporación BI crece con Guatemala
Corporación BI

 A partir de 2006, Corporación BI (Banco Industrial) comenzó una estrategia de crecimiento muy intensa mediante adquisiciones. El primer banco absorbido fue Banco de Occidente, en marzo de ese año. Luego, en enero de 2007, Banco Industrial se encargó de la liquidación de activos del Banco de Comercio, y en julio siguiente absorbió al Banco del Quetzal. Esto significó una mezcla de culturas, ya que absorbió a más de mil empleados y más de cien sucursales bancarias adicionales en menos de 18 meses. Este crecimiento acelerado afectó la percepción de servicio que tenía el cliente, principalmente el de las instituciones más pequeñas. Al comenzar a investigar ese sentimiento del cliente se descubrió que no había una alineación en la corporación.

 

El equipo gerencial tenía muy claro hacia dónde iba, pero conforme se iba bajando en el nivel jerárquico se diluía esa claridad y, por ejemplo, el cajero de una sucursal no sabía cómo su trabajo contribuía a las metas corporativas. A finales de 2007 se decidió hacer una planeación estratégica centrada en el cliente. Se descubrieron valores, propósitos de la corporación y se planteó una meta retadora a diez años: “Ser la primera opción para los centroamericanos y la institución financiera más grande de Centroamérica”. Para alcanzar la meta se definió un mapa estratégico con cuatro perspectivas: 1) de desarrollo de colaboradores; 2) de procesos; 3) del cliente, y 4) financiera. Cada una de estas perspectivas tenía cuatro metas, para dar en total 16 metas corporativas. Al finalizar la planeación, la corporación se enfrentó con un desafío. Tenía una proyección bastante retadora, pero cómo saber el avance de cumplimiento. Fue entonces cuando decidimos aplicar las 4 Disciplinas de la Ejecución de FranklinCovey. El proceso se inició a finales de 2007 con capacitación gerencial a cerca de 50 ejecutivos. En 2008, aún con pocas áreas que empezaban a utilizar la metodología, FranklinCovey apoyaba a la corporación con la capacitación de más de 4,500 colaboradores. El principal obstáculo fue la formación del personal de las sucursales bancarias, ya que eran más de 40% de los empleados y estaban distribuidos por todo el país.

 

En 2008 se decidió seguir al pie de la letra toda la metodología, incluyendo las certificaciones de Bronce, Plata y Oro. Ese año sólo 39 áreas administrativas y 41 sucursales lograron la certificación Bronce; fue un año de aprendizaje. En 2009 se certificaron áreas administrativas, que llegaron a 255 en 2012; las más de 220 sucursales bancarias quedaron certificadas en 2012. La experiencia ha sido increíble. Lo primero en que ayudaron las 4 Disciplinas fue en enfocarnos, y de entre las 16 metas corporativas se escogieron las tres MCI. Cada área hizo una línea de visibilidad para alinearse con las MCI corporativas. Para 2009, las MCI de todas las áreas sumaban 259, y las medidas predictivas 467; en 2012 se tenían 324 MCI alineadas y 765 medidas predictivas. La ejecución ha sido extraordinaria. En 2009 y 2010 el cumplimiento de metas en el plano corporativo fue de 108% sobre lo proyectado, y en 2011 se alcanzó 115%. Lo que hace a estos resultados aún más impresionantes es que año con año la meta anual se ha aumentado en 12.2% en promedio. Si vemos lo que se tenía en 2008 y lo comparamos con este crecimiento, la Corporación BI está ejecutando 50% más. Éste es el logro más importante desde que se aplicó la metodología. Igualmente, significativo es el hecho de que la implementación de las 4DX ayudó a que toda la corporación esté armónicamente enfocada y que cada colaborador sepa cómo su trabajo contribuye a alcanzar las MCI corporativas.

 

Todas las empresas tienen metas. Pero hay una diferencia entre meramente tener una meta y comprometerse con un desafío grande y sobrecogedor, como el de una gran montaña que escalar. Una meta así —una meta grandiosa, retadora y audaz— es clara y convincente, y sirve como un unificador punto de enfoque para el esfuerzo. Jim Collins.

Fuente: Libro Las 4 Disciplinas de la Ejecución · Sección Casos de éxito