Demasiado ocupado para pensar en metas

Actualizado: feb 5



El correo electrónico número 178 del día acaba de llegar a su bandeja de entrada. ¿Metas? ¡Su único objetivo es pasar el día!

Todo el mundo tiene días locos, pero si ha adquirido el hábito habitual de reaccionar en lugar de planificar, con el tiempo su vida laboral podría conducir a un montón de callejones sin salida en lugar de una trayectoria profesional significativa. Se debe a usted mismo pensar un poco en establecer y alcanzar metas.

¿Qué podría estar pasando?

  • No ve el valor de establecer metas.

  • Sus metas no son realmente suyas, le la han dictado y significan poco para usted.

  • Realmente tiene exceso de trabajo o trabaja en un lugar que siempre está en "modo de crisis".

  • Suele establecer metas, pero luego se olvida de ellas.

  • Sus metas son demasiado grandes o vagas para trabajar en su vida diaria.

Maneras de manejarlo:

1. Pregúntese: ¿Está realmente demasiado ocupado?

¿Es el tiempo realmente el problema? ¿O estar "demasiado ocupado" es una excusa conveniente para dejar de pensar en metas más importantes? En muchos sentidos, el establecimiento de metas es más desafiante que correr apagando incendios. Se necesita voluntad para profundizar en sus motivaciones y reflexionar sobre hacia dónde se dirige. Por lo general, también vale la pena hacerlo; miles de persosnas lo hacen, desde Richard Branson hasta Oprah.

Henry Ford dijo una vez: "Ya sea que creas que puedes o que no puedes, tienes razón". En otras palabras, su actitud probablemente determinará el resultado cuando se trata de metas o cualquier otra cosa que intente. Cambiar de una mentalidad negativa a una positiva podría darle la chispa interna que necesita para priorizar el establecimiento de objetivos.

2. Distinga entre lo importante y lo urgente.

Es fácil caer en la trampa de confundir la urgencia con la importancia. ¿Sabe cuál es cuál en cuanto al trabajo que realiza? De lo contrario, el experimentado manager James Burgess le aconseja que reserve una hora para analizar sus prioridades. (Si está tan atrasado que no puede dedicar una hora, dedique tiempo extra el fin de semana; ¡valdrá la pena!). A continuación, enumere todo en lo que está trabajando y clasifique cada elemento según la urgencia (cuando debe hacerse) e importancia (cuánto le importa a usted, su gerente, su empresa).

Ahora que tiene todo escrito en papel frente a usted, asigne unos minutos al comienzo de cada día para elegir algunas de las cosas importantes para las que hará tiempo para ese día, incluso si esas cosas son menos urgentes. Tómese otros cinco minutos al final del día para revisar cómo lo hizo y evaluar su progreso.

3. Elija metas que realmente le importen.

¿Qué es lo que ama de su trabajo? ¿Qué le hace enojar? ¿Qué le gustaría cambiar? Concéntrese de manera proactiva en los objetivos que hagan que su sangre bombee, en lugar de aceptar pasivamente los objetivos que otros identifican para usted o seleccionar sin entusiasmo los objetivos que cree que complacerán a otros. Es mucho más fácil encontrar tiempo para trabajar en las metas si sus metas funcionan para usted.

4. Divida sus metas en tareas más pequeñas y realizables.

Digamos que tiene el objetivo de convertirse en director de su departamento. Suena genial. Pero no es exactamente algo que pueda incluir durante el almuerzo algún día. Sin embargo, podría dar pasos hacia ese objetivo durante muchos almuerzos. Piense en todo lo que tendría que suceder para convertirse en director. Tal vez necesite mejorar sus habilidades de resolución de conflictos, aprender más sobre los otros equipos del departamento y hacer un gran trabajo en el próximo lanzamiento del producto para llamar la atención de su gerente.

Puede inscribirse en una clase de mediodía de cuatro semanas sobre presupuestos, comenzar a representar situaciones de conflicto con su mentor todos los miércoles cuando se reúna para tomar un café y trabajar durante el almuerzo los martes y jueves para dedicar más tiempo al lanzamiento del producto. Si sigue un plan como ese, probablemente no se preguntará en un año por qué no encontró tiempo para trabajar en sus habilidades ... ¡y por qué no obtuvo la promoción!

5. Programe tiempo para trabajar en sus metas.

Establecer una meta es solo la mitad de la batalla. Tiene que seguir adelante. Indique el establecimiento de metas en su calendario. Bloquee períodos de tiempo recurrentes que sean específicamente para establecer, revisar, evaluar y recalibrar sus objetivos. Incluso 15 minutos a la semana pueden marcar la diferencia, especialmente si programa esos minutos para el mismo día y hora todas las semanas. Esto no solo integrará el establecimiento de metas en sus días laborales, sino que también hará que atender sus metas sea un hábito.

6. Hable con su gerente sobre sus objetivos.

Si ha estado demasiado ocupado para trabajar hacia metas a más largo plazo, es hora de tener una conversación honesta con su gerente.

“Keith, las cosas han estado tan ocupadas aquí que no he tenido tiempo de dar ningún paso hacia mi objetivo de convertirme en un mejor presentador. ¿Estarías dispuesto a hablar sobre algunas ideas sobre cómo podría incorporar esto en mi horario diario?"

Si ya establecieron metas juntos, pero rara vez las discuten (muchas personas solo hablan de las metas una vez al año, como durante las revisiones de desempeño, que pueden ser desastrosas), eso es otra cosa que puede cambiar. Hágase responsable de sus objetivos cubriéndolos en sus encuentros individuales habituales. De esa manera, nunca correrá el riesgo de dejar pasar las metas o de no comunicarse si necesita ajustar o cambiar sus metas, lo que seguramente sucederá de vez en cuando.

Extraído del contenido de Jhana - AAP








Para más información comuníquese con su Client Partner o a nuestras oficinas:

infogt@franklincovey.com.gt

T. 2361 4503 · 2219-2503

21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo