Reducir el miedo

Actualizado: mar 25



Nuestro mundo está dominado por lo extremo, lo desconocido y lo improbable".

Nassim Nicholas Taleb


"En las montañas", el miedo es el gran enemigo, ¿Cuánto te cuesta la recesión psicológica? Los costos del miedo son pesados. Incluso en tiempos normales, "las distracciones consumen hasta el 28% del día promedio de los trabajadores estadounidenses... y reducen la productividad a $650 mil millones al año". En estos tiempos confusos, las personas están más desviadas mentalmente que nunca. Cuando sus hogares, sus familias, sus trabajos y su salud se ven amenazados, es más difícil concentrarse en las personas.

¿Está su organización fatalmente distraída por el miedo? ¿Las personas están paralizadas por la incertidumbre? Olivier Blanchard, economista jefe del Fondo Monetario Internacional, aconseja a los líderes dar una dirección absolutamente clara. "Ante todo, reduzca la incertidumbre... Sobre todo, adopte políticas claras y actúe de manera decisiva". En tiempos de crisis, "la comunicación conlleva más importancia y requiere una mayor transparencia".


Sé transparente y simplemente cuenta la historia. Habla sobre lo que sigue. La claridad reduce el miedo, incluso si lo que se deja en claro no es muy positivo. Una primera guía para los líderes es hablar directamente y escuchar con empatía las preocupaciones del equipo.

¿Has descubierto cómo redirigir toda está ansiedad a energía productiva? Con éxito, desarraigas el miedo debilitante cambiando los paradigmas que lo producen. No lo haces al exhortar a la gente a superarlo o caminar directamente hacia la tormenta. Los aplastará, en privado, en silencio quizás, pero inevitablemente. Si realmente quieres ayudar a las personas, no trabajas en su comportamiento, trabajas en sus paradigmas.


La raíz del miedo El paradigma en la raíz de la recesión psicológica es la creencia generalizada de que las personas no tienen control sobre lo que les sucede. Las fuerzas del cambio son tan aplastantes que la gente simplemente se marchita. Su tarea como líder es ayudara las personas a desarraigar esta forma de pensar, y la única manera de hacerlo es reemplazarlo con otra mentalidad.

Trabaja dentro de tu Círculo de Influencia, no en tu Círculo de Preocupación. Todo el mundo tiene preocupaciones que abarcan el trabajo, la familia, la deuda nacional, la posibilidad de que un cometa golpee la tierra. Llamamos a este rango de preocupaciones el "Círculo de preocupación". Típicamente, separamos las preocupaciones inmediatas de las preocupaciones remotas. Pero en un mundo terriblemente impredecible, las preocupaciones remotas se vuelven inmediatas.


Vemos instituciones aliadas a nuestro alrededor. Nos sentimos atrapados en un colapso económico global. Si nuestro modo de pensar es enfocar todas nuestras energías en el Círculo de Preocupación, nos volvemos pasivos, reactivos, incapaces de responder, excepto como víctimas. Pero hay algunas cosas sobre las cuales no tenemos control real y otras sobre las que podemos hacer algo. Entonces, el truco es cambiar su modo de pensar del Círculo de Preocupación al Círculo de Influencia. Al hacerlo, se vuelve proactivo: se hace cargo de su propio futuro, ejerciendo su propio ingenio e iniciativa. Dentro del Círculo de Influencia están aquellas medidas que puede tomar para dominar la imprevisibilidad. Al enfocar tu tiempo y energía en el Círculo de Influencia, tu poder para controlar tu futuro aumenta al concentrarte en tu Círculo de Influencia, automáticamente revierte el factor de imprevisibilidad. Te enfocas en lo que es predecible.


Cada vez que creemos que el problema está "allá afuera", ese mismo pensamiento es el problema. Empoderamos lo que hay por ahí para controlarnos. El paradigma es de afuera hacia adentro, lo que hay afuera tiene que cambiar antes de que podamos cambiar. Pero el enfoque proactivo es cambiar desde adentro hacia afuera, podemos ser más ingeniosos, podemos ser más diligentes, podemos ser más creativos, podemos ser más cooperativos.

Adoptar un paradigma de liderazgo en la era del Conocimiento En cierto sentido, la era industrial consistía en obtener resultados predecibles: el mismo automóvil, herramienta, taza de té o tostadora, todo el tiempo. ¿La ironía? En la búsqueda por desterrar la imprevisibilidad, los líderes terminaron por expulsar lo más esencial en tiempos impredecibles: la capacidad de adaptación. La rígida mentalidad de control de la Era Industrial llevó a la muerte de la iniciativa y el ingenio que una organización necesita para sobrevivir en un mundo dominado por lo extremo, lo desconocido y lo improbable. Y hemos visto las consecuencias, a medida que la empresa de la era industrial se desliza hacia la historia. En la Era del Conocimiento, las personas son valoradas por su contribución única: su capacidad de aprender, adaptarse, innovar y capturar oportunidades de forma emprendedora. Ya no son sólo máquinas para encender y apagar y desechar a tiempo. Para liderar en la Era del Conocimiento, necesitas un paradigma de liberación, desencadenamiento, valoración del punto de vista diferente (incluso perturbador). Motivas a las personas con celo por la misión.

Lo que es aún más sorprendente acerca de este nivel de trabajo en equipo es el desinterés involucrado. La confianza es la forma más elevada de motivación humana. Mississippi Power confiaba en que la gente hiciera lo que requería el trabajo sin que le dijeran qué hacer.


  • Pasaron de un paradigma de control de la era industrial a un paradigma de lanzamiento de la era del conocimiento.


  • Se había movido del paradigma de que las personas son intercambiables y fáciles de reemplazar, al paradigma de que las personas tienen talento e ingenio únicos que la empresa nunca antes había aprovechado.


  • Se movieron de un enfoque en los métodos a un enfoque en los resultados. En lugar de decirle a la gente cómo hacer el trabajo, los líderes confiaron en que pensaran por sí mismos. No más supervisores intimidantes; los líderes se convirtieron en recursos para las personas en la primera línea cuya tarea era hacer el trabajo.


La clave es reemplazar la gestión basada en el miedo con el liderazgo que libera a las personas para que hagan su propia contribución, cambiando la naturaleza de la relación. El trabajador se convierte en su propio jefe, gobernado por una conciencia que contiene el compromiso de obtener los resultados deseados. Pero también libera las energías creativas del trabajador hacia hacer lo que sea necesario en armonía con los principios correctos para lograr los resultados deseados.


Las personas son tratadas como cosas, como tantas partes intercambiables, como simplemente un costo inevitable en el balance. Sus mentes y corazones no son respetados como fuentes de soluciones y compromiso. Viven con el temor de perder su futuro si no "siguen la línea" y hacen lo que les dicen. El peligro: en una crisis, los líderes se ven tentados a caer aún más atrás en el paradigma de control de la Era Industrial e intensificar la atmósfera de miedo.


Si la misión es lo suficientemente significativa, no tendrás personas temerosas trabajando en ello. Irónicamente, cuanto más rígidos sean los controles, más miedo generarás y menos probabilidades tendrás de lograr tu misión. Es casi contra intuitivo, pero cierto, que cuando personas talentosas, enérgicas e ingeniosas se desatan para lograr una misión elevada, encontrarán el camino para lograrlo. Puedes confiar en ellos. No necesitas preocuparte por ellos. Y eso es predecible.








Para más información comuníquese con su Client Partner o a nuestras oficinas:

infogt@franklincovey.com.gt

T. 2361 4503 · 2219-2503

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo