No tengo tiempo para aprender nuevas habilidades



En muchas empresas, el tiempo es escaso y siempre está bajo presión. Aun así, se debe a sí mismo superar estos obstáculos y desarrollar sus habilidades. No querrá acabar aburrido, anquilosado y sin valor para su equipo dentro de unos años.


¿Qué puede estar pasando?

  • La urgencia de las actividades diarias ha eclipsado la importancia del crecimiento profesional y el aprendizaje en su vida laboral.

  • Ha esperado que su jefe o su empresa dirijan su aprendizaje, en lugar de confiar en sí mismo.

  • La habilidad que le gustaría aprender es tan grande o desalentadora que no está seguro de cómo empezar.

  • La habilidad que le gustaría aprender está fuera del ámbito de su trabajo actual.

  • No siente que tiene el apoyo de su jefe o de otras personas de su empresa para probar cosas nuevas.

Formas de manejarlo:

1. Hacer del aprendizaje una prioridad.

El día que se comprometa a aprender nuevas habilidades, en lugar de dejarlas constantemente en segundo plano, será el día en que empiece a desarrollar su potencial. Haga caso a Peter Drucker, que escribió hace muchos años: “Un trabajador del conocimiento solo necesita una cosa: aprender a aprender”.


2. Céntrese en una habilidad que realmente le importe.

Se necesita tiempo y práctica para ser bueno en algo. ¿Qué posibilidades tiene de seguir motivado si la habilidad que elige le aburre? No. Por eso es tan importante centrarse en algo que prácticamente le dé ganas de saltar cada vez que se imagine teniendo éxito en ello.

Si no está seguro de qué es ese algo, observe detenidamente a las personas de su red que le gustan, admiran y respetan. ¿Qué hacen bien? ¿Se ve a sí mismo esforzándose por conseguir algo similar?

3. Hable con su jefe sobre sus objetivos de aprendizaje.

Si ha estado demasiado ocupado para pensar en su desarrollo profesional, intente tener una conversación sincera con su jefe. Es posible que tenga buenas ideas sobre expertos o contactos con los que conectar, proyectos en los que podría trabajar y que le permitirían utilizar lo que ha aprendido y mucho más.

Una vez que haya intercambiado ideas, informa sobre sus esfuerzos de desarrollo de habilidades en sus reuniones regulares. Esto le ayudará a mantener la motivación. Además, su jefe probablemente apreciará su iniciativa y su deseo de mejorar; la mayoría de los jefes valoran estas cualidades en sus subordinados directos.

“Andrea, las cosas han estado tan ocupadas aquí que no he tenido tiempo de aprender nuevas habilidades. Por ejemplo, me gustaría aprender a programar nuestra base de datos, lo que creo que me ayudaría a hacer mejor mi trabajo y me permitiría crecer profesionalmente. ¿Estaría dispuesta a comentar algunas ideas sobre cómo puedo conseguirlo y adaptarlo a mi horario?”.

4. Divida la habilidad que le gustaría aprender en pequeños pasos.

Digamos que le gustaría convertirse en un mejor comunicador. Suena muy bien. Pero es fácil sentirse abrumado por un objetivo de aprendizaje tan grande. El peligro es que nunca llegue a empezar.


La solución a este problema es planificar y dar pequeños pasos a lo largo del tiempo:

  • Empiece por pensar en todo lo que tendría que pasar para que mejorara en la habilidad que ha elegido. Digamos que esa habilidad es la comunicación eficaz. Tal vez necesite mejorar su redacción de correos electrónicos, utilizar una gramática correcta y convertirse en un orador elocuente y persuasivo bajo presión.

  • A continuación, concéntrese en lo más importante de su lista, que dependerá de sus circunstancias. Supongamos, en el ejemplo anterior, que su mala gramática está minando su credibilidad.

  • Elija una pequeña cosa que pueda hacer para mejorar, preferiblemente algo que sea relativamente fácil de encajar en su agenda. Tal vez uno de sus errores gramaticales más comunes sea intercambiar siempre “es” por “su”. Cada día, en el tren que le lleva al trabajo, podría escribir una frase utilizando cada una de estas palabras correctamente.

  • Siga adelante y felicítese. Acaba de dar el primer paso para convertirse en un mejor comunicador. Dele tiempo, y cuando empiece a ver la mejora, piense en lo que sigue en su lista.

5. Programe tiempo para el desarrollo de habilidades, aunque sólo sean unos minutos a la semana.

Bloquee tiempo en su calendario para aprender, preferiblemente a la misma hora y en el mismo lugar, lo que ayudará a crear una rutina. Aunque solo se reserve 15 minutos cada viernes para hacer una tarea menor, poco a poco irá viendo los progresos.

6. Encuentre o cree una comunidad de personas interesadas en la misma habilidad.

Encuentros, mesas redondas, conferencias... hay una razón por la que este tipo de eventos florecen. El apoyo de otros que buscan dominar las mismas habilidades puede ser increíblemente motivador. Investigue en internet para encontrar uno. Si no encuentra nada, crea un grupo usted mismo, ya sea con colegas o con personas ajenas al trabajo. Puede intercambiar historias y tácticas, animarse mutuamente cuando las cosas se pongan difíciles, poner a prueba sus habilidades en un entorno seguro, reunir recursos para traer a ponentes con experiencia y celebrar los hitos.

7. Busque oportunidades de aprendizaje en todas las facetas de tu vida, no sólo en la laboral.

La mayoría de las habilidades pueden aplicarse a múltiples aspectos de la vida. Sea creativo. Por ejemplo, puede aprender a pedir opiniones probando con amigos y familiares; mejorar su capacidad para establecer contactos entablando conversaciones en cafeterías; o desarrollarse como líder fundando un grupo comunitario o presentándose voluntario para dirigir una campaña en una organización sin ánimo de lucro con pocos recursos.


Manager Portal by Jhana · All Access Pass









Para más información comuníquese con su Client Partner o a nuestras oficinas:

infogt@franklincovey.com.gt

T. 2361 4503 · 2219-2503



TiempoHabilidades_Productividad
.pdf
Download PDF • 1.97MB








45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo